Clonación humana: Procedimientos e implicancias éticas


FUENTE: centrodebioetica.org

FECHA: Jueves, 11 de julio de 2013

Análisis de Radakoff y Gargiulo


Las investigadoras Diana Radakoff y Lilian Gargiulo analizan el trabajo publicado en la Revista Cell el 15 de mayo de 2013 que corresponde a: Tachibana et al. Embryonic Stem Cells Derived by Somatic Cell Nuclear Transfer, Cell (2013)

 

El Procedimiento:

El equipo de Tachibana logra obtener  embriones humanos al estado de blastocisto y sus células madres pluripotentes (embrionarias) del macizo celular interno luego de una transferencia nuclear somática. (NTESCs nuclear transfer embryonic stem cells).

Este procedimiento no es novedoso, pero su eficiencia era muy baja además de que en general no superaban el estadio de 8 células.

 

La Novedad

Este equipo y debido a estudios anteriores logra apreciar la importancia de factores críticos para la reprogramación celular que se encuentran en el ovocito en metafase II. Los ovocitos en este estado son sensibles a la pérdida de estos factores por manipulación. Lo que también explicaría en parte la ineficiencia de las técnicas de FIV (fertilización in vitro), donde al obtener muchos ovocitos tras la estimulación ovárica, una gran parte de ellos no maduran apropiadamente.

Por lo tanto utilizarían lo que llaman óvulos Premium por su calidad. Esta calidad  depende de la mujer donante y el protocolo de estimulación ovárica a la que se somete para obtener estos óvulos.

El material genético del ovocito en MII (el huso mitótico arrastrando los cromosomas) es extraído (enucleado) de estos ovocitos seleccionados. Luego se transfiere el núcleo somático del fibroblasto en el espacio perivitelino del citoplasma en la zona opuesta al primer cuerpo polar y la fusión se produce espontáneamente en presencia de cafeína sin necesidad del impulso electroforético.  (En la clonación en primates, al igual que la técnica utilizada en la oveja Dolly,  este impulso era necesario para la fusión). Luego sí, se realiza la estimulación eléctrica para desencadenar las sucesivas mitosis.

La mayor eficiencia de la técnica de Tachibana, en comparación con las células iPSC de Takahashi y Yamanaka (este último galardonado por su trabajo con el Premio Nobel de Medicina 2012) está entonces, en la utilización de ovocitos maduros seleccionados y no en la presencia de  ADN mitocondrial en los mismos, ya que todas las células poseen mitocondrias (incluídas las iPSC)”.

Las células iPSC tienen ventajas éticas y técnicas que alientan las investigaciones (no es tema específico de este trabajo).  Un camino en investigación de estas células es muy prometedor pero en apariencia las células obtenidas por el equipo de Tachibana tienen un futuro de aplicación clínica más cercano .Esta situación va en contra de los intereses financieros y réditos intelectuales para continuar con las iPSC que en última instancia tampoco es completamente lícito su uso en todos los casos.

Lenguajes deshumanizante:

Constructo por embriones. Esta palabra le quita entidad al embrión obtenido por transferencia nuclear, lo que habilita su destrucción al igual que cuando se habla de pre embrión en las técnicas de FIVET (fertilización in vitro con transferencia embrionaria).

Primates no humanos por simios. Los humanos seríamos primates humanos? Este lenguaje que se entiende en el contexto biológico y evolutivo puede ser mal interpretado o restar pertenencia de especie a algunos seres humanos.

 

Implicancias éticas:

Igual que en cualquier técnica donde se crean embriones la obtención de las células embrionarias implica su destrucción. Se advierte que el trabajo llama primariamente constructo al embrión logrado por transferencia nuclear, y luego menciona la obtención de células embrionarias del macizo celular interno del embrión. El constructo devino en embrión durante su evolución blastocisto.

La implicancia ética agregada es que si en las técnicas precedentes se utilizaban lo que suele llamarse, óvulos descartados, crioconservados, donandos o  sobrantes, ésta nueva técnica más refinada requiere la obtención de ovocitos obtenidos ad hoc. Esto implica el reclutamiento de mujeres con standares de salud y edad determinadas por el equipo de investigación, que sigan un protocolo de estimulación ovárica específico y que los donen para los fines del procedimiento. Es una nueva forma de discriminación, de esclavitud y de ofensa a la dignidad de la mujer. Disimulado por la promesa de la obtención de células embrionarias que prometen curas sin el inconveniente del rechazo alogénico.

Es evidente la ideología mercantilista, en una cosmovisión biocapitalista donde el progreso de la ciencia obliga a administrar la vida poniendo precio  a los productos que cada ser puede llevar al mercado. Los más vulnerables, mujeres con necesidades económicas y embriones,  son sometidos, esclavizados, descartados y privados de sus derechos y valor proveyendo materias primas. Una vez más se observa que  la medicina moderna se apoya sobre una concepción mecanicista que ha seccionado el cuerpo humano en partes, perdiendo su valor ético mientras aumenta su valor técnico y comercial. Al igual que en la subrrogación uterina, la mujer es  desmembrada y sus partes utilizables tienen un valor en el mercado.

Estas técnicas aún no son Ciencia, y menos aun moralmente indiferentes porque tiene una financiación que espera rédito económico de la aplicación. La verdadera ciencia es aquella que reflexiona sobre sí misma y se somete al debate público.


Clonación humama y células madres embronarias: Camino equivocado

El 15 de mayo de 2013 se publicó en la Revista científica Cell un artículo que anuncia la obtención de células madre idénticas a las de una célula somática de piel a través de un proceso de reprogramación y clonación en seres humanos. La noticia causó una justificada preocupación por todas las implicaciones éticas y jurídicas de esta experimentación que pone en jaque la dignidad humana.

El procedimiento: el equipo de Tachibana y colegas afirma haber desarrollado embriones humanos genéticamente iguales a células somáticas a partir de la transferencia del núcleo de esas células a ovocitos de mujeres de entre 23 y 31 años. Previamente habrían quitado el núcleo a los ovocitos a fin de transferir el núcleo de las células somáticas (células de la piel de un feto femenino) y una vez activados los ovocitos por la transferencia de los núcleos, los mismos se habrían desarrollado hasta el estadío de blastocisto. En ese momento, los embriones fueron destruidos y sus células fueron utilizadas para “derivar” células madre o estaminales de origen embrionario (Nuclear Transfer Embryonic Stem Cells NT-ESC).

La novedad: En el artículo, los investigadores afirman: “Hemos demostrado aquí por primera vez la exitosa reprogramación de células somáticas humanas en células estaminales embrionarias (ESC) luego de una transferencia del núcleo de una célula somática (somatic cell nuclear transfer – SCNT –clonación-)”. En este sentido, ya existen experimentos de derivación de células madre embrionarias obtenidas por derivación de embriones especialmente concebidos a través de técnicas de fecundación artificial, o bien por destrucción de embriones crioconservados, que fueron originalmente concebidos para fines reproductivos y luego fueron dados para experimentación.

a) Estas células obtenidas luego de clonación (NT-ESC) ofrecerían ventajas por sobre las células madre embrionarias (ESC) obtenidas por destrucción de embriones, dado que éstas no garantizarían la compatibilidad de los tejidos que luego se desarrollen con el paciente que pueda requerir tales tejidos. Las técnicas anunciadas en Cell por clonación permitirían la obtención de tejidos con un mayor grado de compatibilidad, por cuanto las células obtenidas serían idénticas a las del receptor.

b) De este modo, una novedad estaría dada porque las células derivadas por clonación (SCNT) permitirían “generar células madre embrionarias personalizadas de las propias células somáticas del paciente” (Tachibana). Hasta el momento, esta clonación no se había logrado porque los embriones clonados no progresaban más allá del estadío de 8 células. Ahora se afirma haber logrado células madre embrionarias genéticamente iguales a la de células somáticas.

c) Además, se sostiene que estas células madre fruto de clonación (NT-ESC) tendrían mejores resultados que las células pluripotentes inducidas (iPSC) que desarrollaron Takahashi y Tamanakam (que no involucran la creación de embriones humanos) pues las NT-ESC tendrían la presencia de ADN mitocondrial originado por el ovocito, que no está presente en las iPSC.

Las críticas: el experimento despertó serias críticas de un importante sector de la comunidad científica y bioética:

a) Por un lado, se critica el empleo de técnicas de clonación para la creación de células embrionarias, lo que significa dar un paso hacia la clonación de seres humanos. Según trascendió, la técnica de “creación de embriones” habría sido prácticamente igual a la utilizada para la clonación de la oveja Dolly en 1997.

b) Por otra parte, no menos importantes son las críticas que señalan la problemática ética de generar embriones humanos para fines de investigación, con seria afectación de la dignidad humana y del derecho a la vida. En la investigación, todos los embriones humanos concebidos por clonación fueron destruidos para la extracción de sus células y el desarrollo de los cultivos de células madre.

Este tipo de experimentos deja en evidencia la lógica productiva que domina a las técnicas de fecundación artificial, que cada vez más se convierten en mecanismos biotecnológicos de experimentación con seres humanos. En este sentido, cuando los legisladores desprotegen al embrión humano, generan unas condiciones que permiten todo este tipo de abusos por parte de poderosos intereses biotecnológicos, con grave daño de las más nociones elementales de la convivencia humana y la relacionalidad.

Es llamativa la insistencia de ciertos biotecnólogos en experimentar con embriones humanos, cuando se sabe bien que existen alternativas éticas ya probadas de desarrollos terapéuticos a partir de células madre obtenidas del cordón umbilical o bien de células adultas. Ese debería ser el camino de la investigación científica.

Conclusión

En este último tiempo se ha verificado un intenso debate en torno al tema de la clonación de seres humanos, fundamentalmente a partir de propuestas tendientes a legitimar esta técnica a fin de obtener órganos para trasplantes.

Sin perjuicio de las dudas que han generado estas experimentaciones, múltiples son las razones que justifican el rechazo a esta técnica:

  • ante todo afecta la dignidad de la transmisión de la vida que es el fruto de un acto técnico, que separa los aspectos unitivo y procreativo de la unión conyugal.
  • se enmarca también en una mentalidad eugenésica, que procura la mejora de la raza humana según parámetros arbitrarios y que dejan a la persona a merced de los poderosos.
  • se adopta la lógica de la producción industrial para la transmisión de la vida.
  • se instrumentaliza a la mujer, reduciéndola a algunas de sus funciones puramente biológicas.
  • se pervierten las relaciones fundamentales de la persona humana: paternidad, maternidad, filiación.

Clonación y obtención de células estaminales

Algunos proyectos legislativos proponen autorizar “la clonación de células o tejidos que en el futuro podrían tener aplicaciones terapéuticas”. La referencia a la finalidad “terapéutica” podría dar lugar a la clonación de embriones humanos para eliminarlos y así obtener órganos. Tal decisión sería injusta y contraria al derecho constitucional a la vida. Por ello, debieran tomarse los recaudos para excluir toda posible manipulación y destrucción de niños por nacer desde el primer instante de su concepción, prohibiendo la clonación sin distinción de las finalidades perseguidas.



PAGINA PRINCIPAL