El aborto es también sufrido por los hombres


FUENTE: elvinedoderaquel.org

AUTOR: J. Peter Nixon1

“La clínica era un lugar muy frío. Hablamos con un consejero que nos preguntó si pensábamos que sabíamos lo que estábamos haciendo. Me dijeron que sería mejor que me fuera y volviera a buscarla más tarde. Así que salí a tomar el aire. Más tarde supe que ella había tenido dudas y salió a buscarme. Pero yo no estaba allí. Así que siguió adelante con el aborto. Eso fue lo más difícil porque yo no estuve allí cuando ella me necesitó. ”

Ryan Hunter tenía 24 años cuando su novia, Kathy, le dijo que estaba embarazada. En aquel momento ambos eran estudiantes en una escuela técnica y habían estado saliendo sólo por unos meses. Aunque Hunter se sentía seguro en la relación, él no se sentía listo para ser padre, y le preocupaba que si los padres de Kathy se enteraban del embarazo podrían obligarla a dejar de verlo.

“Elegimos el camino más fácil, pero no parecía fácil en aquel momento," dice Hunter. "Tuvimos muchas discusiones profundas. Hubo un montón de lágrimas. Ambos participaron plenamente en la decisión, y ninguno de los dos forzó al otro. ”

Los Hunter esperaban que el aborto pondría fin a la crisis causada por el embarazo. Pero en lugar de una sensación de paz, encontraron que había traído un tipo diferente de dolor a sus vidas. Ryan se sentía acosado por el hecho de que no había estado en la sala de espera cuando Kathy había salido a buscarlo. Kathy quedó emocionalmente frágil, a veces rompiendo en llanto cuando veía fotos de bebés y niños. A pesar de que permanecieron juntos, tenían dificultades para comunicar sus sentimientos en ellos.

“Nunca hablamos sobre ello", recuerda Hunter. "Manejábamos a lo largo de la carretera y veíamos uno de los grandes carteles pro-vida y yo trataba de distraerla para que no lo viera. Yo estaba tratando de protegerla. No me daba cuenta en ese momento que yo también había sido afectado. ”

Ryan y Kathy se casaron dos años más tarde, pero el aborto siguió arrojando una sombra sobre su relación, particularmente alrededor de la cuestión de los niños. "Nunca hablamos de tener hijos. Creo que ambos sentimos que habíamos pecado gravemente y no merecíamos ser perdonados. Siempre tuve este pensamiento en mi cabeza que Dios nos castigaría al no permitirnos tener hijos. "

Reacción tardía

Se estima que casi el 40 por ciento de mujeres entre las edades de 18 y 45 han tenido al menos un aborto. Rara vez, sin embargo, se oye el corolario obvio de que una proporción similar de hombres fue padre de un niño perdido por el aborto. Algunos de estos hombres animaron o presionaron a sus parejas a abortar. Otros se opusieron firmemente al aborto. Muchos se sumergieron en sus propios sentimientos y se refugiaron en la idea de que su papel consistía en apoyar la decisión de sus parejas.

Hay un creciente reconocimiento de que el aborto puede tener un impacto emocional en la mujer que es serio y en algunos casos de larga duración. Si bien sigue existiendo un debate sobre la prevalencia e intensidad de los síntomas psicológicos, un número creciente de terapeutas reconocen que otras formas como el aborto, de pérdida del embarazo, pueden tener consecuencias emocionales a largo plazo.

Lo que es menos conocido es que los hombres también pueden sufrir emocional y espiritualmente a causa del aborto. "Con frecuencia, las reacciones del hombre se retrasan", dice Randall Wyatt, un psicoterapeuta y director del Centro de Consejería Crosswinds en Dublin, California. "Él puede pensar que se supone que debe dar apoyo a la mujer y no puede ofrecer sus propias opiniones. Así que sus sentimientos, ya sean de alivio, dolor, ira, resentimiento o vergüenza no son procesados y pueden salir más adelante."

La práctica de Wyatt implica el trabajo con parejas y la consejería sobre el estrés post-traumático y él ha encontrado el aborto en ambos contextos. "Nunca he conocido a una persona que haya pasado por un aborto que pensara que era fácil o que no tiene al menos algún sentimiento de pesar", dice. "Pero no siempre es traumático. Depende de la persona y de su experiencia. ”

Hay poca literatura sobre el impacto psicológico del aborto en los hombres. El estudio más conocido fue realizado por el sociólogo Arthur Shostak y aparece en su libro de 1984 Hombres y Aborto: Lecciones, Pérdidas y Amores (Praeger). Shostak entrevistó a 1.000 hombres que habían acompañado a sus parejas a una clínica de aborto. Él encontró que un gran número de ellos tenían pensamientos sobre el niño, había soñado con él, y habían tenido recelos previstos después del aborto.

Algunos estudios sugieren que los hombres pueden ser más propensos a tener una reacción adversa psicológica ante un aborto que las mujeres. En 1989 Los Angeles Times, hizo una encuesta a hombres y mujeres que tuvieron un aborto y encontró que dos tercios de los hombres lamentó la elección en comparación con sólo un cuarto de las mujeres. Un estudio realizado en 1993 por los sociólogos Eileen Nelson y Priscilla Coleman halló que el 33 por ciento de las mujeres y el 52 por ciento de los hombres informaron un sentimiento de pesar después del aborto.

Encontrando el perdón


La mayoría de programas de consejería post-aborto han sido diseñados, por razones obvias, para satisfacer las necesidades de las mujeres. El ministerio católico más conocido de este tipo es el Proyecto Raquel, que fue desarrollado en 1984 por Vicki Thorn en la Arquidiócesis de Milwaukee y se ha extendido a un gran número de diócesis en los Estados Unidos. Aunque su programa fue dirigido a mujeres, Thorn encontró que estaba recibiendo llamadas de hombres. "El dolor de los padres es increíblemente desesperado," dice ella.

De acuerdo a las experiencias de Thorn, las reacciones emocionales de los hombres después del aborto son muy variables. Los hombres que se opusieron al aborto pueden sentir ira e impotencia de inmediato. Los que han animado a la mujer a tener un aborto o al menos apoyaron su decisión podrían no sentir el impacto hasta años más tarde cuando un evento-el matrimonio, el embarazo, el nacimiento de un niño, les trae las emociones a la superficie. Thorn también ha notado que los hombres con cuestiones no resueltas sobre el aborto suelen portarse mal, adoptando comportamientos peligrosos tales como el uso de drogas o de alcohol.

El dolor que los hombres sienten sobre el aborto también tiene una dimensión espiritual. Un hombre que animó a su pareja o que la presionó a tener un aborto o no logró convencerla de que no lo hiciera-puede experimentar una crisis de fe y sentirse alejado de Dios. Por otra parte, hay hombres que no eran particularmente religiosos antes del aborto que sin embargo encuentran consuelo y sanación al regresar a una antigua tradición religiosa o al abrazar una nueva.

El padre Mike Mannion, rector de la Catedral de la Inmaculada Concepción en Camden, New Jersey y autor de Aborto y Curación: El Grito para Ser Completo (Sheed y Ward), ha descubierto que para los hombres católicos que luchan con el aborto el sacramento de la Reconciliación puede tener un poder particular. "El momento del sacramento es importante", dijo Mannion. "Si es demasiado pronto, la persona no puede sentirse perdonada."

Mannion sugiere leer a los hombres que asesora de manera que puedan entender mejor el sacramento y puedan así llegar a creer que realmente serán perdonados. "La cuestión fundamental es hasta qué punto el individuo cree en Dios como creador con el poder de curar."

Fin de la pérdida

Incluso algunas clínicas de aborto están reconociendo la necesidad de proporcionar un mejor apoyo emocional para las parejas de sus clientes. Según un reciente artículo publicado en Psychology Today, Planificación Familiar en Nueva York encontró que la respuesta a un ensayo para los servicios de asesoramiento dirigidos a hombres fue abrumadora.

Desde el año 2002 las clínicas para abortos en la bahía de San Francisco han estado haciendo referencias al Proyecto Exhale, un servicio de consejería post-aborto, con una filosofía a favor del aborto. El director ejecutivo Aspen Baker dirige una línea telefónica destinada principalmente a proporcionar apoyo emocional a mujeres que han tenido abortos. Pero el 10 por ciento de las 200 llamadas que recibe cada año son de hombres.

La experiencia de Baker es que los hombres tienden a evitar el enfrentarse con sus propios sentimientos y se concentran en su pareja. "Ellos hacen preguntas como ‘Ella llora todo el tiempo, ¿no es ya hora de que lo hubiera superado?’ o ‘Ella no quiere hablar de eso, ¿qué debo hacer? '," dice Baker. "He tenido hombres que me dicen: 'Me gustaría haber tenido yo el aborto en vez de ella.'"

Un gran número de las personas que llaman son hombres que pertenecen a Exhale y están a favor del aborto. Aun cuando uno pudiera pensar que los hombres son menos propensos a sufrir trastornos emocionales como resultado del aborto, no siempre este es el caso, dice Wyatt. "Algunos de estos hombres quieren apoyar tanto la opción de la mujer que descuidan su propia experiencia. Sienten que no tienen derecho a sus propias emociones."

A pesar de sus convicciones a favor del aborto, Tony Cantalamessa se dio cuenta de que el aborto provoca más consecuencias emocionales de las que esperaba. Cantalamessa, quien vive en Nueva Inglaterra, se ha enfrentado a la decisión del aborto en dos ocasiones, ambas con relación a la mujer con quien ahora está casado. En la primera él y su entonces novia, Beth, estaban en la universidad. Ella estaba en el extranjero cuando descubrió que estaba embarazada de su hijo. Después de algunas conversaciones telefónicas acordaron que debía tener el aborto.

"Esa fue principalmente su decisión", dice Cantalamessa. "Yo apoyaba lo que ella quería hacer. Éramos jóvenes, y no pensamos que íbamos a pasar el resto de nuestras vidas juntos." Tony y Beth terminaron casándose después de todo. Al darse cuenta de que el aborto podría crear problemas en su matrimonio, trabajaron con un ministro que los ayudó en un ritual mediante el cual ellos esperaban llevar a término ese capítulo de sus vidas. Colocaron algunos escritos y fotografías en una botella, le pusieron un con corcho, y la arrojaron al mar.

Aunque habían trabajado duro para dejar el pasado atrás, había indicios de algunas cuestiones emocionales sin resolver. Cuando su primer hijo nació tardaron en ponerle un nombre. "Pensamos sobre los nombres, pero no le dimos un nombre hasta después de una semana", dice Cantalamessa. "Nunca pensé por qué no le dimos nombre al bebé."

Los caminos espirituales de Tony y Beth se separaron un poco en los años después del aborto. Tony, quien se describe como agnóstico ante el aborto, no encontró que la experiencia lo llevó a reconsiderar sus creencias religiosas de ninguna manera significativa. Beth, sin embargo, encontró en la experiencia algo más profundo que la llamada a un ministerio cristiano que ya había estado sintiendo. Ella decidió centrar parte de su tesis, para su maestría en divinidad, en el tema del aborto. Tony apoyó la decisión de su esposa de seguir una carrera en el ministerio, y participaba en la vida de la congregación donde ella trabaja. Pero él no se considera un creyente fuerte.

Dos años después de haber nacido su hijo, Beth volvió a quedar embarazada inesperadamente. Con Beth trabajando en el ministerio y Tony en la casa a tiempo completo con su hijo, su situación financiera era precaria. Hablaron de la posibilidad del aborto. Esta vez Tony fue más fuerte en la decisión de abortar, pero Beth fue mucho más ambivalente. Al final se decidió seguir adelante con el aborto.

Después de todo Tony recuerda haber sentido variadas emociones. "Me sentí aliviado, pero mi esposa no lo estaba, así que en cierto modo no quería sentir lo que estaba sintiendo. Yo estaba confundido sobre si yo estaba sintiendo lo correcto."

Tony continua estando firme a favor del aborto, pero no niega que ha habido consecuencias emocionales para él y para su familia. "El aborto, definitivamente, deja una especie de marca. Hay un sentimiento de pérdida. Tiene que haber más apoyo para la gente que pasa por esto.”

Encontrando perdón

Uno de los programas del ministerio post-aborto de mayor éxito en los Estados Unidos es El Viñedo de Raquel, desarrollado por Theresa Burke, una católica psicóloga y autora del Sufrimiento Prohibido: El dolor no expresado del Aborto (Acorn). Burke diseñó inicialmente el programa como un plan de estudios para grupos de apoyo a mujeres que sufrían la pérdida de sus hijos mediante el aborto.

En 1995, Burke amplió y adaptó el currículo a un formato para retiros de fin de semana. A pesar de que el Viñedo de Raquel no tenía ni oficina, ni presupuesto, ni otro personal más que Burke y su marido, Kevin, el formato de retiro se extendió rápidamente de boca en boca y gracias al apoyo que recibió de la organización Sacerdotes por la Vida. En 1999 hubo 18 retiros del Viñedo de Raquel. En 2004 el número había aumentado a 250, teniéndose los retiros en 45 estados y 11 países. Aunque no oficialmente afiliado con la Iglesia Católica, el programa ha sido adoptado por un gran número de diócesis católicas.

Uno de los cambios que hicieron los Burke cuando desarrollaron el retiro de fin de semana fue dar la bienvenida a hombres como participantes. "Durante muchos años el servicio post-aborto se orientó principalmente a la mujer, lo cual tiene perfecto sentido", dice Kevin. "Pero creo que en los últimos dos o tres años, ha habido un creciente reconocimiento de que los hombres también necesitan sanación."

Los Burkes en un principio tenían algunas preocupaciones sobre la apertura de los retiros a hombres. "Nos preguntábamos cómo reaccionarían las mujeres, porque muchas de ellas sienten que fueron abandonadas por sus parejas masculinas cuando quedaron embarazadas", dice Burke. "Lo que encontramos fue que se trataba de un momento lleno de posibilidades de curación para estas mujeres al ver que los hombres también sufrían la pérdida de sus hijos."

La presencia de las mujeres también puede sanar el dolor que algunos hombres traen al fin de semana. Scott Miller asistió a un retiro del Viñedo de Raquel en British Columbia a finales de 2003. Por muchos años, dice Miller, sintió enojo hacia las mujeres debido a su propia experiencia de aborto hacia 25 años.

"Yo tenía 20 años, mis padres se acababan de divorciar, y yo había vuelto al alcohol. En medio de todo esto mi novia me comunicó que estaba embarazada. Pensé 'Oh, Dios mío, tengo que conseguir un trabajo, tengo que lidiar con esto, tengo que decirle a mis amigos, soy una persona mala, me da vergüenza," dice Miller.

Su novia le dijo que iba a tener un aborto. "Fue algo que me paró en seco", dice Miller. "Yo no sabía qué pensar. Pensé que el aborto resolvería todos los problemas. Pero no me sentía bien." La madre de Miller, que apoya firmemente el aborto, terminó acompañando a su novia a la clínica del aborto.

"Después que todo había terminado me sentí muy mal", dice. "La vergüenza y la culpa no me dejaban, y ahora había algo más - asesinato, supongo. Todo lo que hice fue agregar leña al fuego. Empeoré las cosas cien veces más. No podía darle la cara a mi novia, y me sentía enfadado con mi madre." La relación con su novia se deterioró y eventualmente se separaron.

Como parte de su camino hacia la curación, Miller llegaría a experimentar una conversión religiosa profunda. Con el tiempo buscó un sacerdote anglicano en quien confió.

"Le dije que quería hacer una confesión, aunque yo realmente no sabía lo que era," dice Miller. "Él sacerdote me leyó el Salmo 51 y me habló de cómo Dios había perdonado a David por haber cometido adulterio y asesinato. No me di cuenta que Dios era así. No podía aceptar que yo había hecho esto. Pero Dios era más grande que yo. Tenía más espacio para el amor, la misericordia y el perdón del que yo tenía para mí. "

Miller terminó yendo al seminario, y ahora es un ministro ordenado de la Asamblea de Dios. Está casado y tiene una hija de 5 años de edad. Pero él dice que la ira que sentía hacia las mujeres se mantuvo con él hasta que asistió al fin de semana del Viñedo de Raquel.

"Vi el dolor en las mujeres, y realmente me sorprendí. Se sentían como yo. Verlas sufriendo y llorando como yo me dio una perspectiva completamente nueva," dice.

Miller ahora sirve como especialista en los retiros del Viñedo de Raquel. Recientemente ayudó en un retiro en Minneapolis, la ciudad donde su madre había llevado a su novia para hacerse el aborto hacía 25 años. "Esta vez, en lugar de enviar a mi novia a tener un aborto, fui ahí para servir a otras mujeres," dice Miller.

Burke ha encontrado que las experiencias como la de Miller son comunes en los retiros del Viñedo de Raquel. "No tenemos una agenda para convertir a la gente o una demanda para que se conviertan en pro-vida", dice Burke. "Hemos tenido ateos que han llegado al retiro. Pero no puedo recordar a nadie que haya llegado que no haya tenido un encuentro con un Dios amoroso, compasivo y misericordioso. Lo que hagan con esto depende de ellos.”

Paternidad Perdida


Ryan Hunter, que había sido perseguido por el sufrimiento de haber dejado a su esposa sola en la sala de espera, también encontró finalmente la curación en un retiro del Viñedo de Raquel. Él y su esposa, Kathy, estaban sentados en la misa un día, cuando Monika Rodman, coordinadora de Respeto a la Vida de la Diócesis Católica de Oakland, California, invitó a las mujeres y los hombres afectados por el aborto a un retiro.

"Pasamos mucho tiempo hablando de ello y decidimos ir", dice. "Pero en ese momento lo estaba haciendo por Kathy. No creí que yo lo necesitaba. Pensé que yo ya había salido adelante."

El retiro fue beneficial también para Hunter. "Yo había empujado el aborto hacia un rincón y nunca me había ocupado de él. A medida que el retiro transcurría, todas las emociones iban saliendo. Mi esposa nunca se dio cuenta de cuánto dolor había en mi porque nunca se lo compartí. Yo pensaba que el haber optado por el aborto era un error, pero nunca se lo había dicho."

Durante el transcurso del fin de semana, los Hunters decidieron dar nombre al niño que habían perdido a causa del aborto. Le pusieron por nombre Ryanna. "Siempre tuvimos la sensación de que había sido una niña", dice Hunter. "Hablamos de ella y ahora podíamos hacerlo dándole un nombre. La considerábamos como una hija que habíamos perdimos. Pero sabemos que el Señor se hace cargo de ella ahora."

Rodman cree que darle nombre al niño perdido por el aborto es con frecuencia importante para los hombres. "Una de las cosas que tratamos de hacer con los hombres es ayudarles a recuperar su paternidad perdida", dice. "Frente a un embarazo no planificado, las parejas suelen ver al niño como un ‘problema’ y el aborto como la solución. Estamos ayudando a la gente a entender que se trataba de un niño, un niño a quien no pudieron acoger en sus vidas a causa de las presiones que enfrentaban en aquel momento. Pero ese niño todavía puede ser parte de su árbol genealógico."”

Hunter siente que el retiro salvó su matrimonio. "Si no hubiéramos ido a ese fin de semana, no creo que hubiéramos sido capaces de mantenerlo unido. La comunicación y la apertura simplemente no estaban allí. "

La libertad para llorar y un matrimonio más fuerte no fueron los únicos regalos que los Hunters obtuvieron durante ese fin de semana. Dos años más tarde, Kathy dio a luz a un hijo. "Él es definitivamente hijo del Señor", dice Hunter, su alegría se mezcla con un cansancio que cada padre de un niño pequeño puede reconocer. "Hemos sido bendecidos."

La esperanza de la curación

Estas historias son aún más conmovedoras por el hecho de que han sido compartidas con muy pocos. Ya que los hombres sostienen una lucha interna, siguen encontrando barreras ante la ayuda que necesitan para hacer frente a las consecuencias emocionales del aborto. La primera de ellas puede ser una tendencia a minimizar sus propios sentimientos.

"Para los hombres, el primer paso consiste en darles el derecho a hablar de ello porque no sienten que tienen el derecho a hacerlo", dice la psicoterapeuta Wyatt. "Darles permiso para discutir y explorar lo que pasó es importante."

Los hombres que han decidido buscar ayuda profesional deben lidiar con el hecho de que la comunidad terapéutica no es afectada por la guerra cultural de la nación sobre el aborto. En marzo de 2004 la Asociación Psicológica Americana publicó un documento sobre el impacto psicológico del aborto diciendo, "El Aborto es un procedimiento médico seguro que conlleva pocos riesgos físicos o psicológicos." El tono de la declaración parece haber sido hecha con el propósito de desmentir en vez de admitir las quejas del dolor psicológico relacionadas con el aborto.

"Creo que la mayoría de los terapeutas quieren hacer lo correcto para el cliente", dice Wyatt. "Pero ciertamente se puede ver que si un terapeuta tiene fuertes convicciones a favor del aborto, podría querer negar la reacción y minimizar el impacto emocional. Por otra parte, un terapeuta fuertemente pro-vida podría tener un problema en la otra dirección. Usted necesita escuchar lo que el cliente está diciendo. "

"La comunidad terapéutica profesional es esencial", dice Burke. "Ellos están en el frente de batalla. Están viendo los síntomas y el aborto puede ser la fuente de esos síntomas. Si no pueden ir más allá de la política que envuelve el aborto y ver honestamente aquello con lo que su cliente está luchando, la curación no puede tener lugar."

Los hombres que acuden a sus comunidades religiosas en busca de ayuda podría enfrentar un conjunto diferente de desafíos, en particular si la comunidad-como la Iglesia católica-es fuertemente pro-vida. Aunque el Papa y muchos obispos han emitido declaraciones para animar a hombres y mujeres que han sufrido abortos a buscar tanto la reconciliación espiritual como la curación emocional, las actitudes hacia el ministerio post-aborto pueden variar ampliamente entre las parroquias.

Aun cuando el caminar de Hunter a la reconciliación después de un aborto lo llevó a la Iglesia Católica, se ha encontrado con actitudes que lo han estancado.

"Yo estaba en el RICA una noche, y el tema era el perdón", dice. "Una persona preguntó si había algún pecado que no pudiera ser perdonado. El maestro respondió: "Bueno, tal vez el aborto." Yo lo desafié porque sentía que el mensaje de Jesús era que si usted es realmente sincero en su arrepentimiento, será perdonado. Él retrocedió, pero hubiera querido tener el valor de compartir mi historia en ese momento. "

Rodman cree que un mayor reconocimiento de parte de los católicos de que el aborto es algo que ocurre tanto dentro de la iglesia como fuera haría más fácil el ofrecer la reconciliación a los que experimentan el aborto sin poner en peligro la defensa de la iglesia a los no nacidos. Muchos católicos que han sido criados para respetar la vida cuando se encuentran ante un embarazo en crisis, se ven a sí mismos haciendo elecciones diferentes, señala Rodman. "Si podemos ser una comunidad que habla primero de la misericordia y el perdón, puede ser más fácil para nosotros decir las palabras de la verdad y la justicia que nuestra cultura necesita oír sobre el aborto."

Hunter, por su parte, espera que más hombres y mujeres lleguen a experimentar la misericordia y el perdón que él y su esposa han experimentado. "Hicimos una cosa atroz. Pero Jesús murió para que incluso pecados tan terribles como el nuestro puedan ser perdonados. Me gustaría que más gente pudiera venir a conocer el poder de ese perdón. "

1 J. Peter Nixon es un estudiante graduado en la Escuela Jesuita de Teología en Berkeley.
Algunos de los nombres en esta historia han sido cambiados para proteger la privacidad
de los individuos implicados.