OEA no impone acoger planteamientos
de grupos gays a sus países asociados



FUENTE: argentinosalerta.org

El Secretario General expresó que las exigencias de las organizaciones
a favor de la diversidad sexual y el aborto no pueden ni deben ser impuestas en ningún país.



(ArgentinosAlerta.org) Con un llamado a que cada país, acorde a su cultura, idiosincrasia y valores defina políticas públicas en torno a temas de controversia como la práctica del aborto y los matrimonios de personas del mismo sexo para evitar división en la sociedad, concluyó la 44 asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se llevó a cabo durante tres sesiones en Asunción, Paraguay, del 3 al 5 de junio.

Al clausurar los trabajos de la reunión hemisférica en la que participaron delegados de 34 países de esta región, José Miguel Insulza Salinas, secretario general del OEA, afirmó que este organismo no impondrá criterios o recomendaciones a ningún gobierno o Estado respecto a la interrupción legal del embarazo y el matrimonio homosexual, entre otros temas.

Expresó que las exigencias de las organizaciones a favor de la diversidad sexual y el aborto no pueden ni deben ser impuestas en ningún país del Continente Americano y se manifestó a favor de que cada nación defina conforme a sus propios criterios respecto a estos temas polémicos sin menoscabo del respeto a los derechos humanos de cada persona y sin discriminar ningún sector de la sociedad civil.

Insulza advirtió que en toda América, hay países en donde la situación “es más compleja” que en otros para tomar decisiones y debatir en relación a temas controvertidos incluso como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Aclaró que imponerse en el tema, por decisión de la mayoría o por determinación del gobierno, “sólo añade más crispación”.

Al presentar la Declaración de Asunción, en la que se comprometieron esfuerzos para erradicar el hambre, la pobreza, combatir la inequidad y la desigualdad, el secretario general de la OEA dijo además que en la discusión de temas relacionados con los Derechos Humanos, Orientación Sexual, Identidad y Expresión de Género no debe estar en riesgo la inclusión y la estabilidad social

Por otro lado, señala que los países impulsarán políticas públicas intersectoriales de protección e inclusión social con miras a fortalecer el respeto de los derechos humanos y la adopción de medidas integrales para la plena y efectiva participación en la sociedad de todas las personas, en particular aquellas en situación de vulnerabilidad; y prevenir, combatir y erradicar todas las formas de discriminación e intolerancia.

Al término de los tres días de trabajos de la Asamblea, los delegados también ofrecieron mantener los esfuerzos parar garantizar la plena equidad e igualdad de acceso, oportunidades, participación y liderazgo de las mujeres en los procesos de desarrollo, de acuerdo con los compromisos internacionales asumidos por los Estados dirigidos a alcanzar una participación plena e igualitaria de las mujeres en todas las esferas de la sociedad.

Colectivo lésbico gays sufre revés en la OEA


El lobby Lésbico, Gay, Transexual, Transgénero, Trasvesti, Intersex (LGTTTI) sufrió este 4 de junio un severo revés a nivel continental, luego de que al menos 12 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuestionaron los términos del Proyecto de Resolución sobre Derechos Humanos, Orientación Sexual, Identidad y Expresión de género por lo que fijaron reservas en su aprobación.

Con ello por lo menos esa docena de países no firmará la Convención sobre discriminación y todas las formas de intolerancia y contra el Racismo, misma que hasta ahora sólo han suscrito 4 países de los 34 miembros de la OEA. Y que busca que las naciones legislen para que sus leyes y ordenamientos internos “protejan, apoyen e impulsen” a la comunidad LGBTTTI.

Países como Estados Unidos, Guatemala, Ecuador, Paraguay, Honduras, Guatemala, Jamaica y Surinam fijaron “notas de pie de página” al Proyecto de Resolución que, entre otras cosas, demandaba la firma de la mencionada Convención.

La inclusión de corchetes, o reservas derivaron de señalamientos de ambigüedad en la redacción, riesgo de erosión de la universalidad de los Derechos Humanos, cuestionamiento de los convenios internacionales en la materia y hasta invasión y contradicción con las constituciones y ordenamientos nacionales de los países miembros.

Con ello, por ahora, los países que fijaron “observaciones no firmarán la Convención que actualmente sólo han firmado Brasil, Uruguay, Argentina, y que ha surgido de resoluciones de Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género en años pasados.

La falta de consenso llevó a “aprobar con reservas” el Proyecto de Resolución impulsado por Brasil, por lo que tuvo que regresar a la Asamblea General (máximo órgano de decisión de la OEA, donde los jefes de delegación –cancilleres) determinan el rumbo de las resoluciones.

Los argumentos en contra del Proyecto de Resolución fueron la duplicidad y suplantación de los convenios internacionales vigentes en materia de derechos humanos, así como la protección actual en el terreno de libertad de expresión y asociación, así como las contradicciones a constituciones y ordenamientos nacionales en los países.

“Nos preocupa que algunas disposiciones de estos convenios podrían socavar o están socavando la protección internacional, que resulte incompatible con los derechos humanos incluyendo aquellos relacionadas con las libertades de expresión y asociación”, plantearon los delegados asistentes a la Comisión General, donde se negocian las resoluciones que serán presentadas a la Asamblea General del organismo para su posterior aplicación e instrumentación.

Estados Unidos manifestó sus dudas y expuso que en lugar de promover nuevos instrumentos, tanto la OEA como sus Estados miembros deben centrarse en la identificación de medidas prácticas para combatir el racismo y otras formas de discriminación e intolerancia.

El vocero de la delegación estadunidense planteó que deben mejorarse las prácticas y legislaciones nacionales y, sobre todo debe cumplirse cabalmente los instrumentos globales existentes.

“Estados Unidos constantemente se ha opuesto a la negociación del nuevos instrumentos legalmente vinculantes. Reiteramos nuestra preocupación desde hace mucho tiempo con ese ejercicio dentro de la OEA y las convenciones resultantes.

Subrayó que el proyecto de resolución sobre Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad y Expresión de Género --que de ser aprobado sentaría las bases para que más países firmaran la Convención--, pone en entredicho el sistema universal de Derechos Humanos y abre la puerta a que cada estado y/o gobierno cree o defina un catálogo propio.

“Ello mostraría que el sistema universal de Derechos Humanos ha fallado”, advirtieron algunos delegados.

En el marco de las negociaciones a puerta cerrada, a las que se tuvo acceso, delegados de países como Ecuador, Paraguay, Honduras, Guatemala, Jamaica, Surinam, también expresaron que incluirían “notas de pie de página” al proyecto de resolución, lo que significa que no lo aprueban en su totalidad y mantienen reservas sobre la redacción presentada.

Belice, Guyana, San Vicente y Granadinas, Trinidad y Tobago y Barbados fueron otros que expusieron objeciones al texto en discusión.

Y aunque el proyecto de resolución fue aprobado y girado a la Asamblea General (integrada por los jefes de las delegaciones de los países miembros) para la discusión final, tuvieron que integrarse cada una de las reservas planteadas verbalmente o por escrito.

Jamaica expresó que no se unía al consenso porque la terminología del proyecto “es ambigua y pone un sistema de valores sobre otro”.

Surinam expuso en su oportunidad que su país encuentra ”ciertos problemas” en la resolución discutida.

San Vicente y Ganadinas expusieron su desacuerdo con el término “expresión de género” planteó que se unía a aquellos dos países.

El representante de Guatemala ratificó el “pie de página” ya que su país “defiende y promueve todos los derechos humanos y no discrimina por ningún motivo”.

“El estado de Guatemala declara que promueve y defiende los derechos humanos y con respecto a las disposiciones de esta resolución no discrimina por cualquier razón, por motivos de raza, credo, sexo … etc. Sin embargo, Guatemala considera que legalmente no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, y eso no constituye una práctica discriminatoria”.

Brasil, país en el que surgió la resolución, agradeció la discusión y aprobación del proyecto porque “demuestra que la sociedad está avanzando y cada vez hay menos cuestionamientos conservadores que quieren privar a nuestra sociedad de garantías que se merecen”.

El representante brasileño dijo que su delegación está dispuesta a seguir conversando sobre este tema para que cada año se borren las “notas de pie de página” que tenga la resolución.

En su oportunidad, el funcionario que habló a nombre de Uruguay ratificó que su país ha copatrocinado la resolución, porque es “un tema de extraordinaria importancia y reconoce los hechos y la realidad del mundo”.

Argentina llamó a que durante el resto del año la Comisión General “dialogue con las diferentes delegaciones, a fin de que el diálogo lleve a reducir las reservas planteadas hasta ahora.

Entre las organizaciones de la sociedad civil asistentes a la 44 Asamblea General de la OEA que se realiza en esta ciudad desde el 3 y hasta el 5 de junio, rondaba la preocupación de que al aprobar la resolución se pretendiera incluso establecer penas en sociedades donde incluso sus constituciones no reconocer matrimonios entre personas del mismo sexo, por considerar que esto pudiera calificarse como un acto de discriminación a estas personas.

Adicionalmente los integrantes de las organizaciones no gubernamentales mostraban por una redacción ambigua del documento, citaban por ejemplo el punto 8 que a la letra dice:
“Solicitar a la CIDH para continuar preparando un estudio sobre la legislación y disposiciones vigentes en los países miembros de la OEA que restringen los derechos humanos de las personas por razón de su orientación sexual o identidad de género o expresión
.

Agrega: “… y preparar, en base a ese estudio, una guía dirigida a promover la despenalización de la homosexualidad y las prácticas relacionadas con la identidad o expresión de género.

Consideran que dicho párrafo genera confusión y parece cuestionar lo establecido en las legislaciones locales que sin ser discriminatorias pueden ponerse en entredicho, lo cual no corresponde con el espíritu de la OEA.


PAGINA PRINCIPAL