Parlamento del Brasil en contra del aborto

Según informó la agencia ACI Prensa, la Cámara de Diputados del Brasil aceptó un proyecto de ley que dejaría sin efecto cualquier obligación para el país derivada del llamado "Consenso de Brasilia", un documento firmado el pasado 16 de julio en medio del silencio mediático y promovido por la ministra Nilceia Freire de la Secretaría de Políticas para las Mujeres, que en nombre del gobierno propone la práctica del aborto sin restricciones en Brasil y en toda América Latina.

     El documento tiene fecha 16 de julio y fue firmado al término de la XI Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, que se realizó desde el 13 de ese mes en Brasilia y fue promovida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dependiente de la ONU. La Ministra Freire actuó como anfitriona y promotora del texto.

     El "Consenso de Brasilia" insta en el punto 6 a los países de América Latina a "revisar las leyes que prevén medidas punitivas contra las mujeres que se hayan sometido a abortos".

     Tal acción viola la Constitución del Brasil que en su artículo 5 protege la vida de todos sin distinción, también el Código Civil Brasileño de 2002 que establece que la vida se inicia en la concepción y varias otras normativas.

     El documento también viola con esta disposición el Pacto de San José de Costa Rica, tratado vinculante y con categoría de ley obligatoria para el Brasil que en su artículo 4 establece la protección a la vida a partir del momento de la concepción.

     El Parlamento también aceptó efectuar próximamente una votación para decidir el rechazo de todo el documento. Se espera que acciones de este tipo se tomen en otros países latinoamericanos puesto que en toda la región salvo Cuba el aborto es un delito, al que solamente algunos países eximen de pena a la mujer en casos excepcionales.

     Con esta iniciativa, el Parlamento del Brasil puso en serio cuestionamiento la misma naturaleza de "Consenso" de este tipo de documentos generados por el sistema de Naciones Unidas. Estos supuestos "acuerdos internacionales" se estarían tomando por delegados que no tienen la potestad ni la competencia para representar debidamente al país.

     Tal como denuncian los parlamentarios brasileños Paes de Lira, Talmir Rodrigues y Miguel Martini, promotores de esta acción legislativa, la acción de la Ministra Freire al proponer un cambio de leyes en el Brasil asume ilegalmente las funciones que son propias del Poder Legislativo. Además señalan que esta injerencia de las Naciones Unidas afecta seriamente la soberanía nacional de los países en las cuestiones de la defensa de la vida.

     Diversos analistas, entre ellos Carlos Polo, director de la Oficina para América Latina del Population Research Institute, advierten que "llama poderosamente la atención que el citado documento que ahora figura en la página web de la CEPAL, no pone en conocimiento de la opinión pública las reservas que Chile, Perú y Costa Rica presentaron en la Conferencia".

     Polo explicó, en declaraciones a ACI Prensa, que "el registro de reservas es la norma acostumbrada en este tipo de actos. Es una forma de manifestar la libertad soberana de cada país de respetar sus propios marcos jurídicos y una obligación de los delegados participantes que, en este caso, habría incumplido la Ministra Freire. Sería gravísimo que la CEPAL esté ocultando los textos donde los países ejercen su derecho a presentar reservas".

     Carlos Polo también señaló que el punto 6 del "Consenso de Brasilia" incluye "la conocida ecuación Derechos Sexuales y Reproductivos + Salud Reproductiva = Aborto Legal". Estos conceptos, explicó, "no están incluidos en los marcos legales de muchos países de la región y han sido seriamente cuestionados creando una polémica que contradice cualquier idea de consenso".

     "Por ejemplo en el Perú, el proyecto de ley de Salud Reproductiva ya lleva 8 años de fracasar en su intento de ser aprobado y no hay indicios de que eso vaya a cambiar en el futuro. Por años también los promotores de este discurso ideológico de 'los derechos sexuales y reproductivos' y la 'salud reproductiva' se esforzaron en decir que no incluía el aborto. Hoy vemos claramente y por escrito en este documento que estaban faltando a la verdad", concluye.+

Comments